El Organillero del Reino de Dinamarca

Nils Mogensen Svalebøg trabajó como fotógrafo por más de cuarenta años en Dinamarca, país localizado al norte de Europa. Fue despedido de su trabajo como fotógrafo de prensa cuando tenía 60 años. Tras esto, se dedicó a una profesión que solo algunos otros hacen.

¿En qué te puedes convertir cuando te corrren? Siempre puedes convertirte en un organillero, dice entre risas Nils Mogensen Svalebøg.

Y eso es exactamente en lo que se convirtió Svalgebøg. Pero durante 40 años, sin embargo, hubo otro título de trabajo en el currículum. Nils Mogensen Svalebøg fue fotógrafo de prensa en Funen, una ciudad de Dinamarca. Por eso la gente lo conocía. Había estado tomando fotografías para las páginas de los periódicos durante 40 años, y eso era en lo que era bueno.

“Me despidieron cuando tenía 60 años junto con otros 15 fotógrafos, porque ya no había tanta necesidad de fotografías en el periódico”, explica Nils Mogensen Svalebøg.

A partir de ahí, el ex fotógrafo de prensa entró en la vida del organillero.

“Luego pasé un par de meses conociendo de qué se trataba realmente esto de los organillos. Estudié todo lo que pude conseguir t finalmente me enteré de que tenía que adquirir una en Berlín”, explica Nils Mogensen Svalebøg sobre la decisión.

Ahora Nils Mogensen Svalebøg se encuentra en las calles y callejones de la ciudad nórdica y toca su instrumento para deleite de los transeúntes.”Me encanta moverme y conocer gente feliz”, dice Nils Mogensen Svalebøg.

La caja musical alemana

Cuando Nils Mogensen Svalebøg decidió convertirse en un organillero, tuvo que mudarse a Berlín para conocer sobre la tradición de organillero. “Esta hecho de madera y metal, y luego se pegan con cola. No hay más plástico del necesario”, dice Nils Mogensen Svalebøg sobre su caja de música y continúa: “Una instrumento como este puede costar entre 30.000 y 300.000 coronas”.

Nils Mogensen Svalebøg compró la caja de liras en una tienda de Berlín, que es la última en la capital alemana en fabricar cajas de liras.

Un patrimonio cultural que sigue vivo

Nils Mogensen Svalebøg conoce a muchas personas en su camino que disfrutan de la música de la caja de la lira. “Toqué en Middelfart, y en un momento un señor mayor miró por la ventana y dijo con lágrimas en los ojos que no había escuchado música de caja de liras en muchos, muchos años. Exactamente tal experiencia allí, estaba muy feliz y conmovido”, dice Nils Mogensen Svalebøg.

En toda Europa hay organilleros que tocan por las calles. Se cree que aún son varios los daneses que salen a la calle y tocan este instrumento de múscia mecanica.

“Es el mejor trabajo que he tenido. También fue genial ser fotógrafo, pero también fue un poco triste al final. No todas las personas estaban de buen humor. Los tiempos ya no eran para eso. Creo que es emocionante mantener vivo un antiguo patrimonio cultural”, dice el organillero de la calle peatonal de Nyborg en Dinamarca.