El Berlinés que quiso ser Organillero

Heinz Nerger tenía un sueño cuando era niño, quería ser organillero. Pero su padre insistió en un trabajo seguro para su hijo, por lo que trabajó como camarero durante años y tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial luchó en el frente de batalla. Finalmente, en 1968, recibió un organillo de 33 notas del taller de G. Bacigalupo y comenzó una segunda carrera con frac y sombrero de copa como “el Organillero Latschenpaule”.

Heinz Nerger nació en Pankow, un distrito del norte de Berlín, el 24 de octubre de 1917 y el centro de su vida estuvo entre Neue Schönholzer Strasse, donde pasó su infancia y adolescencia, y Florastrasse, donde vivió hasta que se mudó a la casa de retiro Haus Ruth en Bürgerpark en la vejez.

Bajo el apodo de “el Organillero Latschenpaule” se hizo conocido, pero no solo entre los berlineses del este en su ciudad de origen. Heinz Nerger, apareció casi sin rival en restaurantes, fiestas de empresa, festivales callejeros, eventos oficiales o en la radio.

Al trabajar en la calle desarrolló su propio estilo y criticó otras ideas sobre los organilleros, lo que no le granjeó muchos amigos. Sin embargo, nunca renunció a su organillo Trompeta Bacigalupo 33. Este era su “compañero”.

Antes de morir a los 91 años en 2008, decidió que su organillo debería ir a la Asociación del Museo Pankow. El museo ha tomado este patrimonio como oportunidad para presentarlo en exposición. La presentación sigue la biografía de Heinz Nerger y su carrera como el Organilero Latschenpaule, se refiere también a la profesión de organillero en general y a la dinastía de la legendaria familia de fabricantes de Organillos: Bacigalupo.

Por supuesto, también se puede ver y escuchar el Organillo de 33 trompetas del taller de G. Bacigalupo fabricado en Schönhauser Allee 79. El museo para visitar la exposición se encuentra en la Calle Heynstraße 8 en Berlín.

Fuente: Museo Pankow. Traducción Victor Maya